Dedicated To Helping Those Injured In
Our Community Because We Care

¿Qué señales podrían indicar abuso o descuido en residencias para mayores?

| Apr 15, 2021 | Abuso en asilos de ancianos |

La palabra “abuso” muchas veces trae aparejada la imagen de violencia física. Si bien es correcto que la violencia física es un tipo de abuso, el término abarca mucho más. Otros tipos de abuso incluyen, además del físico, emocional, sexual, financiero, de confinamiento, privación o abandono.

Si usted o su familiar adulto mayor reside en un asilo de ancianos, el abuso puede venir de parte de otros residentes o los mismos empleados del hogar. La aparición de alguna de las señales (enlace en inglés) descriptas a continuación de forma aislada no implica necesariamente que exista abuso, pero sí indica que hay que estar alerta a la suma de estas o repeticiones.

Señales de abuso físico

Estas pueden incluir:

  • Moretones, cortes y otras heridas o golpes
  • Deshidratación
  • Pérdidas de peso abruptas
  • Falta de asistencia en necesidades diarias básicas y necesidades médicas
  • Falta de higiene

Señales de abuso emocional

El abuso emocional puede manifestarse en cambios de comportamiento del adulto mayor, como por ejemplo:

  • Aislamiento de amigos y familiares
  • Cese de actividades regulares
  • Cambios en horarios de sueño
  • Ansiedad y temor

Señales de abuso por abandono

  • Úlceras por presión (también llamadas heridas de la cama)
  • Bajas condiciones de higiene
  • Falta de asistencia médica
  • Pérdida súbita de peso

Señales de abuso financiero

  • Cambios repentinos en designación de beneficiarios de testamentos
  • Facturas impagas
  • Firmas fraudulentas en documentos
  • Cambios en hábitos de compra

Los números

La mayoría de los estudios de abuso a adultos mayores excluyen a personas que residen en instituciones.  Sin embargo, estudios (enlace en inglés) correspondientes al año 2019 indicaron que los casos de abuso a ancianos perpetrados por empleados en asilos son “muy comunes” y que entre 74 y 87% de ancianos residentes de hogares experimentaron alguna forma de abuso, según reportaron sus familiares.

Debido a que el número de familiares que respondieron esta encuesta es bajo, el abuso que reportan estas cifras podría ser mucho mayor o menor. Aun así, dan cuenta de un problema que muchas veces está tapado por la poca socialización o demencia de algunos adultos mayores. Efectivamente, el aislamiento social y las discapacidades mentales hacen a los adultos mayores especialmente vulnerables a ser víctimas de abuso.

¿Cómo puedo protegerme o proteger a un ser querido?

Contar con una red de apoyo social es primordial. Tener amigos, familiares o contactos cerca con quienes socializar permite que aquellos que lo rodean o rodean a su ser querido, puedan monitorear su estado y comportamiento. Observe si existe alguna de las señales de alerta mencionadas e indague sobre la situación con su ser querido. Otras medidas que puede tomar en caso de sospechas (enlace en inglés) incluyen hablar con la administración de la institución, buscar cámaras de seguridad, reportar el incidente y mudar al familiar en peligro.

No olvide que, si bien el abuso de ancianos puede ser un problema silencioso, es posible identificarlo, combatirlo y responsabilizar a los perpetradores.